Insecto Palo

Buenas camaradas!
He pasado el fin de semana preparando unas cosillas en el terreno de mi abuela y he vuelto a tener la ocasión de encontrarme con alguna especie nueva. No es que sea nueva, sino que desconocía que habitara allí donde mi abuela tiene un pedazo de tierra.

En el vídeo, además de enseñaros el insecto palo, aprovecho para hacer una breve reflexión: incluso en los entornos urbanos debemos preservar áreas al margen de la acción humana. 

Por supuesto, podemos pensar que si construimos todo en el interior del área urbana, pues los bichos se irán para las afueras; y sería correcto, pero estaríamos privando a ese entorno de un espacio verde que albergara su carácter natural y permitiera a la naturaleza desarrollar su potencial.

No quiero decir que sea incompatible construir con preservar, sino que es importante saber armonizar e integrar los distintos espacios que cumplen funciones diferentes.

Les dejo el vídeo, espero que les guste tanto como a mí!
Saludos!

Anuncios

Bandera de Paz

El siguiente texto e imagen ha sido extraído en su integridad total de la página web de www.13lunas.net. Su contenido amerita ser compartido 🙂



image003
“Donde hay Paz, hay Cultura 
donde hay Cultura, hay Paz”
(Nicholas Roerich, 1874-1947)

La Bandera de la Paz es un poderoso símbolo universal que fue adaptado por el artista visionario Nicholas Roerich para servir como un emblema por el deseo de la cultura humana de elevarse por encima de la guerra. Esta bandera ha sido izada a nivel mundial, como un signo de paz y cultura, desde los años 1930.

El Pacto y la Bandera de la Paz de Roerich, es un tratado internacional firmado por 22 países americanos, incluyendo Estados Unidos, India, y los Estados Bálticos. El Pacto de la Paz de Roerich estableció un acuerdo internacional que permite a cualquier nación, Sigue leyendo “Bandera de Paz”

Para cuestionarse los principios

Hola, la verdad es que quería compartir todo tipo de información en forma de artículos, vídeos e incluso música de tal manera que pudiera originar en el receptor de mis mensajes algún tipo de cambio evolutivo; todo esto con ánimo de contribuir a la construcción de una sociedad más consciente, moral y respetuosa tanto con nosotros mismos como con los demás seres vivientes y también el medio ambiente en el que juntos cohabitamos.

Hoy en día cualquier persona puede compartir información en las redes sociales y la calidad del contenido no siempre es un filtro que restringe o limita la publicación online de información.

La verdad es que había pensado que el mero hecho de partir de unos buenos principios y buenas intenciones podía ser suficiente para que el contenido que publicase fuese válido y tuviera aceptación social, incluso gran difusión, impacto y repercusión mediática. La verdad es que eso no basta; y es verdad, también, que este escrito no va dirigido a reflexionar sobre cómo triunfar en las redes sociales.

 

Vista al mar
22549771_10214989988933058_116009073988202777_n.jpg
(Foto tomada desde mi celular)

 

Desde que tengo uso de razón –o mejor dicho: desde que uso la razón-, pude encontrar la bondad y la utilidad que reside en hacer y procurar el bien para la comunidad y, como decía anteriormente, desde entonces he querido servir como luz que guía y motor que impulsa a la sociedad y no he tenido ningún problema que se derivara directamente de ello, por lo que siempre he estado conforme y dispuesto a actuar en esa línea cooperativa.

Sin embargo, ahora me encuentro en una etapa de mi vida en la que se me demanda una especial reflexión acerca de lo que hago yo con mi vida, con mis valores y con todo eso que quiero compartir al mundo para que éste progrese y mejore.

Pues bien, ¿qué tan capacitado en realidad estoy yo para compartir (lo que pienso que son) los principios fundamentales para la base de una sociedad perfectamente armonizada consigo misma y su medio ambiente si en realidad, yo, me encuentro con disturbios personales a diario y conflictos internos que me hacen dudar de mí mismo, de la vida y de la razón o utilidad de cada uno de los principios que me gusta predicar, pero a los que no siempre honro sino que me fallo y cometo errores una y otra vez a pesar de ser consciente de ellos?

He juzgado a otras personas por actuar en su vida sin respetar los principios que me gusta predicar, pero en ocasiones yo mismo les he faltado al respeto a esos mismos principios.

Entonces, ¿creéis que sería digno de compartir con vosotros los principios y valores de los que tanto me gusta predicar? – Si quieres, –ahora– puedes tomarte un tiempo para reflexionar personalmente acerca de esto y transponer mi experiencia personal a las circunstancias de tu propia vida… aunque también puedes, si quieres, continuar leyendo lo que quiero compartir contigo.

¡Cielos! ¡Qué pregunta!

La verdad debe ser muy compleja y no creo que sea capaz de abarcarla toda (jeje), pero en estos momentos de mi vida, yo, personalmente creo que hay una serie de valores y principios (FUERTEMENTE vinculados al sentido común y al buen uso de la razón) que son en esencia la propia luz que alumbra el camino que nos lleva a nivel individual y colectivo hacia la construcción de mundos mejores; y al mismo tiempo esos valores y principios son en esencia el punto inicial y de arranque que nos permite poner en marcha el motor que nos da la fuerza para avanzar hacia ese destino constructivo y bien orientado. Por esa razón creo fervientemente que vivir de acuerdo y conforme a los principios y valores que son nobles y justos sirve para dar ejemplo a nuestro alrededor incluso en aspectos cotidianos, del día a día.

Por otro lado y en contraste con eso, no puedo ver con buenos ojos que una persona predique unas ideas, reproche a los que no actúan como dice que deberían ¡y sin embargo el predicador está en el mismo rebaño de los que se desvían de ese camino claramente orientado por esos mismos principios y valores! ¡Qué hipocresía! Pues bien, ahora os confieso que no me veo con buenos ojos ni me siento bien conmigo mismo cuando yo mismo fallo a la convicción de mis principios (circunstancia que me ocurre generalmente entorno a algún tipo de vicio obsesivo).

Así es que como comprenderéis tengo conflictos conmigo mismo porque tengo un deseo ardiente de contribuir al mundo con esos principios y valores que conozco y en realidad os digo que son buenos, válidos y reales -como el pan que mata al hambre-; y pondría la mano en el fuego sin miedo a quemarme sabiendo que vosotros también lo sabéis y conocéis: porque esos principios no son míos, sino que son universales.

Así que la única manera en la que realmente podría compartir con vosotros esos principios y valores y regalároslo (cosa que me muero por hacer) es única y sencillamente aplicarlos y vivir conforme a ellos, para que cuando me veáis vivir también podáis ver el resplandor de su esencia;

La misma esencia que radica universalmente en nosotros y que en la medida en que la apliquemos de manera universal estaremos literalmente más cerca del mundo que de seguro querríamos construir.

sunday

Por eso, aunque reconozco que fallo y no siempre actúo conforme a esos principios, me gustaría pedirte que no me juzgues cuando me veas errar y equivocarme en las decisiones y actuaciones que realizo en vida. Al mismo tiempo, cuando también tú falles a tus propios principios, me gustaría que tomaras tiempo para entender qué fue lo que motivó ese acto o decisión a través del cual te desviaste de tus principios, porque una vez que lo hagas deberás perdonarte a ti mismo reconociendo el fallo, sus consecuencias naturales y, especialmente, reconociendo los principios rectores que hubieran motivado la decisión acertada.

Gracias.

El perdón y el nuevo mundo

Utiliza el perdón: perdónate.

A veces justificamos nuestra manera de actuar, aunque en lo profundo de nosotros sabemos que no es lo justo.

En ocasiones nos arrepentimos por no haber actuado en un momento determinado; en otras ocasiones, realizamos acciones impropias por las que también nos arrepentimos.

Si nos arrepentimos estamos en desacuerdo con nosotros mismos. Esto nos causa confusión y a veces nos afligimos por ello. Entonces, la incomprensión coloca nuestra autoestima al nivel de los tobillos e incluso podemos estar deprimidos.

Por esa razón, el arrepentimiento es una respuesta inútil, además de estúpida, por nuestra parte.

En lugar de arrepentirte por lo que has hecho o no has hecho, utiliza el perdón que puedes ofrecerte a ti mismo. Como verás, el perdón es la respuesta sabia que viene a sustituir al arrepentimiento…

el-perdon-y-el-nuevo-mundo

Cuando utilizas el perdón estás reconociendo la verdad, por lo que la confusión ya no tiene lugar. Al mismo tiempo, al reconocer la verdad acerca de un acto impropio o de un acto no realizado, estarás proyectando luz directamente sobre aquella forma de actuar que consideras propia y que deseas alcanzar. Por eso, al emplear el autoperdón establecerás la base sobre la que catapultarte hacia aquello que tu alma anhela.

A diferencia de arrepentimiento, el perdón te brinda nuevas fuerzas con las que construir tu futuro, sin juzgar tu pasado. Piensa que el único juez real es el espíritu que forma parte de ti y créeme que su interés no es castigar, sino edificar y desarrollar la semilla que llevas por proyecto de vida.

Así que la próxima vez que te encuentres en una situación así, date un respiro con calma y perdónate. Estarás reconociendo la verdad del nuevo mundo que quieres construir.

[¡Recuerda compartir la información pertinente! NAMASTÉ]

Hidroponía orgánica: Innovación en la técnica y cultura

El uso de la tierra en trabajos de hidroponía se explica claramente mediante el modelo que nos ofrece la naturaleza en el drenaje del agua en las montañas: sobre un estrato duro e impermeable se encuentran grandes y pequeños pedazos de roca que drenan el agua por canales subterráneos, mientras que la tierra que se encuentra en el entorno del canal subterráneo le sirve de sustento a las plantas para que crezcan y se desarrollen, así como sucede con las plantas en la vera del río.
 
Replicar un sistema orgánico (como en la naturaleza) que integre las riquezas del flujo del agua con las bondades del uso de la tierra requiere esforzarse en construir una infraestructura adecuada y de calidad que pueda durar, como la piedra, toda la eternidad al tiempo que genera nuevas riquezas para las personas de las generaciones futuras y presentes, presentes y futuras.
 
Para un aprovechamiento estratégico de este sistema debe utilizarse el potencial que ofrecen las curvas de nivel junto a la fuerza de la gravedad [véase los canales árabes y precolombinos, por ejemplo].
 
Cabe reseñar que este sistema ha surgido como parte de un sistema orgánico superior, el Biogenerador de Ecosistemas Costero (BEC), y que mediante el proyecto “KingScorpion” impulsado por la plataforma Teaming, pretende verificar la utilidad real del sistema BEC y poder mostrar su potencial a las comunidades que más los puedan aprovechar, como aquellas sin desarrollar que se encuentran en las costas de las áreas áridas y desérticas.
 
Las contribuciones de los Teamers para apoyar el proyecto se limitan a 1 euro mensual, de manera que con la participación de aquellos que apuestan por el desarrollo humano podamos generar y compartir tanto riqueza como conocimiento, y empezaremos por la simulación de este gran sistema mediante una pequeña maqueta, pero totalmente funcional.
 

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: