Bushido. El camino del guerrero.

Siempre he sentido atracción hacia las otras culturas debido a la fascinación que me origina la diversidad del ser humano y la curiosidad que nos es natural y común a todos.

También he sentido admiración desde pequeño por los principios y valores caballerescos: aquellos que hacen buenos, dignos de gloria y de respeto al género humano.

Por tanto, la actitud y el estilo que desarrollaban los nobles samuráis entorno a su vida ha merecido todo mi respeto.

Anoche encontré un vídeo acerca de estos principios y lo quiero compartir con vosotros, porque lo que es bueno, bueno es compartirlo y en PorTerraNostra.com compartimos y ayudamos a extender la buena cultura!

Anuncios

Recuerda vibrar alto

Anoche compartía en el blog la canción “Born to be alive” para subirnos los ánimos.
Ahora comparto un truquillo para hacernos sentir igualmente bien!

El vídeo original del que os hablo se llama “Preparación MENTAL Para Aprobar Oposiciones (Y Vivir Bien)” del canal de Ytbe que se llama “Ley de Atracción y Abundancia”.

Born to be alive! MdL

Hola muy buenas!

Recién me propusieron mantener una lista con varias canciones positivas que te ayuden a subirte los ánimos ya que el estado anímico de una persona va a repercutir sobre su rendimiento y sobre el modo en el que afronta cada cosa que sucede en la vida.

POR ESO! Por eso es que la primera canción que s eme ha venido a la mente ha sido esta canción: Born to Be Alive! De Patrick Hernández. Estamos aquí para vivir la vida y esta canción te subirá los ánimos (¡o eso me gustaría!).

Esto es Música de Liberación. Música para deliberar… ¡y también vivir!

Bandera de Paz

El siguiente texto e imagen ha sido extraído en su integridad total de la página web de www.13lunas.net. Su contenido amerita ser compartido 🙂



image003
“Donde hay Paz, hay Cultura 
donde hay Cultura, hay Paz”
(Nicholas Roerich, 1874-1947)

La Bandera de la Paz es un poderoso símbolo universal que fue adaptado por el artista visionario Nicholas Roerich para servir como un emblema por el deseo de la cultura humana de elevarse por encima de la guerra. Esta bandera ha sido izada a nivel mundial, como un signo de paz y cultura, desde los años 1930.

El Pacto y la Bandera de la Paz de Roerich, es un tratado internacional firmado por 22 países americanos, incluyendo Estados Unidos, India, y los Estados Bálticos. El Pacto de la Paz de Roerich estableció un acuerdo internacional que permite a cualquier nación, Sigue leyendo “Bandera de Paz”

Qué bonita es esta vida – MdL – Jorge Celedon

En esta ocasión os comparto una bonita canción que nos recuerda las pequeñas cosas que hacen de la vida ¡un obsequio del que disfrutar!

Gracias a mi amiga Marcia de México por recordarme el título de la canción 🙂

Disfruten de esta Música de Liberación, música para deliberar y por supuesto disfrutar ^^

La humanidad enferma

El siguiente artículo es de Rafael, autordel blog: El templo de Salomón



 

La humanidad enferma

La humanidad está enferma en muchos sentidos. Padecimientos físicos como las afecciones cardíacas, cáncer, enfermedades de transmisión sexual, enfermedades tropicales, etcétera.

Enfermedades mentales como la depresión o la esquizofrenia.

Males morales como la drogadicción o la inmoralidad sexual.

Males sociales como el prejuicio racial, violencia, odio religioso, corrupción política y de otro tipo, y toda clase de delitos.

Y la situación sigue empeorando a pesar de los deseos bienintencionados de algunos, ejemplos del empeoramiento, de 1935 a 1980, el número de delitos graves informados en Estados Unidos aumentó en más de 1000%, mientras que la población aumentó solo un 78% durante ese mismo período, y la criminalidad sigue en ascenso vertiginoso.

Los remedios han sido ineficaces.

crime-268900_640

Tomando en cuenta la magnitud y destructividad de las guerras del siglo pasado, el Post-Dispatch de Sant Louis dijo con buena razón…“La civilización adquirió una enfermedad cruel y quizás fatal desde principios del siglo XX.”

También un funcionario del Concilio Mundial de Iglesias dijo: “Todo el mundo parece estar buscando una panacea, una especie de curalotodo, que nos garantice que seremos librados de todas nuestras preocupaciones, llevo un tercio de siglo relacionándome con la mayor parte del mundo y aún no la he descubierto.”

Subrayando el carácter arraigado de los males actuales, un columnista escribió: “El tipo de violencia que experimentamos en la actualidad nos muestra que la mente y el corazón, el tuétano mismo de la sociedad, están enfermos. Las instituciones que dan cohesión a la civilización están fracasando.”

 


Referencia:  La humanidad enferma (El templo de Salomón)

De la mano con el Medio Ambiente

Un nuevo blog que tiene un estilo y temática con mucho potencial!
Recomendamos visitar el blog original!

MI MUNDO, MI PLANETA TIERRA

Todo inicia en la educación que nos proporciona la familia, el colegio y el entorno por el que nos movemos diariamente. Un estilo de vida sostenible no se basa solamente en el pensar –“pobrecito nuestro Planeta Tierra”, también requiere de acciones que cada persona puede aportar a un mejoramiento en el medio ambiente, no es crear una maquina desintegradora de basura sin generar residuos tóxicos, sino de aportar con acciones que se cruzan con el diario vivir. Que si todos realizáramos estas “pequeñas acciones” el cambio y el impacto será de una gran magnitud beneficiando tanto al medio ambiente como a nosotros mismo.

Todo lo que tiene y se ha creado en Planeta Tierra, ha sido diseñado para que trabajen en colaboración aportándose uno con el otro teniendo un equilibrio como por ejemplo: las maquinas, que necesitan de engranes y electricidad para poder tener un buen funcionamiento; las aves, comen…

Ver la entrada original 107 palabras más

Para cuestionarse los principios

Hola, la verdad es que quería compartir todo tipo de información en forma de artículos, vídeos e incluso música de tal manera que pudiera originar en el receptor de mis mensajes algún tipo de cambio evolutivo; todo esto con ánimo de contribuir a la construcción de una sociedad más consciente, moral y respetuosa tanto con nosotros mismos como con los demás seres vivientes y también el medio ambiente en el que juntos cohabitamos.

Hoy en día cualquier persona puede compartir información en las redes sociales y la calidad del contenido no siempre es un filtro que restringe o limita la publicación online de información.

La verdad es que había pensado que el mero hecho de partir de unos buenos principios y buenas intenciones podía ser suficiente para que el contenido que publicase fuese válido y tuviera aceptación social, incluso gran difusión, impacto y repercusión mediática. La verdad es que eso no basta; y es verdad, también, que este escrito no va dirigido a reflexionar sobre cómo triunfar en las redes sociales.

 

Vista al mar
22549771_10214989988933058_116009073988202777_n.jpg
(Foto tomada desde mi celular)

 

Desde que tengo uso de razón –o mejor dicho: desde que uso la razón-, pude encontrar la bondad y la utilidad que reside en hacer y procurar el bien para la comunidad y, como decía anteriormente, desde entonces he querido servir como luz que guía y motor que impulsa a la sociedad y no he tenido ningún problema que se derivara directamente de ello, por lo que siempre he estado conforme y dispuesto a actuar en esa línea cooperativa.

Sin embargo, ahora me encuentro en una etapa de mi vida en la que se me demanda una especial reflexión acerca de lo que hago yo con mi vida, con mis valores y con todo eso que quiero compartir al mundo para que éste progrese y mejore.

Pues bien, ¿qué tan capacitado en realidad estoy yo para compartir (lo que pienso que son) los principios fundamentales para la base de una sociedad perfectamente armonizada consigo misma y su medio ambiente si en realidad, yo, me encuentro con disturbios personales a diario y conflictos internos que me hacen dudar de mí mismo, de la vida y de la razón o utilidad de cada uno de los principios que me gusta predicar, pero a los que no siempre honro sino que me fallo y cometo errores una y otra vez a pesar de ser consciente de ellos?

He juzgado a otras personas por actuar en su vida sin respetar los principios que me gusta predicar, pero en ocasiones yo mismo les he faltado al respeto a esos mismos principios.

Entonces, ¿creéis que sería digno de compartir con vosotros los principios y valores de los que tanto me gusta predicar? – Si quieres, –ahora– puedes tomarte un tiempo para reflexionar personalmente acerca de esto y transponer mi experiencia personal a las circunstancias de tu propia vida… aunque también puedes, si quieres, continuar leyendo lo que quiero compartir contigo.

¡Cielos! ¡Qué pregunta!

La verdad debe ser muy compleja y no creo que sea capaz de abarcarla toda (jeje), pero en estos momentos de mi vida, yo, personalmente creo que hay una serie de valores y principios (FUERTEMENTE vinculados al sentido común y al buen uso de la razón) que son en esencia la propia luz que alumbra el camino que nos lleva a nivel individual y colectivo hacia la construcción de mundos mejores; y al mismo tiempo esos valores y principios son en esencia el punto inicial y de arranque que nos permite poner en marcha el motor que nos da la fuerza para avanzar hacia ese destino constructivo y bien orientado. Por esa razón creo fervientemente que vivir de acuerdo y conforme a los principios y valores que son nobles y justos sirve para dar ejemplo a nuestro alrededor incluso en aspectos cotidianos, del día a día.

Por otro lado y en contraste con eso, no puedo ver con buenos ojos que una persona predique unas ideas, reproche a los que no actúan como dice que deberían ¡y sin embargo el predicador está en el mismo rebaño de los que se desvían de ese camino claramente orientado por esos mismos principios y valores! ¡Qué hipocresía! Pues bien, ahora os confieso que no me veo con buenos ojos ni me siento bien conmigo mismo cuando yo mismo fallo a la convicción de mis principios (circunstancia que me ocurre generalmente entorno a algún tipo de vicio obsesivo).

Así es que como comprenderéis tengo conflictos conmigo mismo porque tengo un deseo ardiente de contribuir al mundo con esos principios y valores que conozco y en realidad os digo que son buenos, válidos y reales -como el pan que mata al hambre-; y pondría la mano en el fuego sin miedo a quemarme sabiendo que vosotros también lo sabéis y conocéis: porque esos principios no son míos, sino que son universales.

Así que la única manera en la que realmente podría compartir con vosotros esos principios y valores y regalároslo (cosa que me muero por hacer) es única y sencillamente aplicarlos y vivir conforme a ellos, para que cuando me veáis vivir también podáis ver el resplandor de su esencia;

La misma esencia que radica universalmente en nosotros y que en la medida en que la apliquemos de manera universal estaremos literalmente más cerca del mundo que de seguro querríamos construir.

sunday

Por eso, aunque reconozco que fallo y no siempre actúo conforme a esos principios, me gustaría pedirte que no me juzgues cuando me veas errar y equivocarme en las decisiones y actuaciones que realizo en vida. Al mismo tiempo, cuando también tú falles a tus propios principios, me gustaría que tomaras tiempo para entender qué fue lo que motivó ese acto o decisión a través del cual te desviaste de tus principios, porque una vez que lo hagas deberás perdonarte a ti mismo reconociendo el fallo, sus consecuencias naturales y, especialmente, reconociendo los principios rectores que hubieran motivado la decisión acertada.

Gracias.

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: