Honestamente, quiero ser coherente.

Empezamos la novena semana del año, en domingo. Sí, en domingo.
 
Me gustaría que este día nos lo tomáramos en la medida de lo posible de manera especial para guardar un poco de silencio y escuchar a nuestro corazón.
 
Todos nosotros, la Humanidad, estamos en proceso de aprender a vivir honestamente con nosotros mismos y en coherencia con nuestros sentimientos, emociones y voluntad.
 
Normalmente ubicamos nuestro centro de atención en las responsabilidades del mundo exterior o bien, nos enfocamos en evadirnos de esas responsabilidades, ya sea para esquivarla o para desconectar y relajarnos de ellas. Sin embargo, no estamos acostumbrados a enfocar nuestro punto de atención en nuestro sentir y esto nos provoca insatisfacción con nosotros mismos y con la misma vida.

sanidad
Por ahora, mientras debamos atender nuestras responsabilidades a lo largo de las semanas sería realmente deseable para todos nosotros que dedicáramos al menos un poco de tiempo en “escuchar a nuestro corazón” para retomar las riendas de nuestras vidas y actuar coherentemente y honestamente con nosotros mismos, de modo que nuestra personalidad (nuestro yo interior) se pueda desarrollar libremente.
 
Actuando fielmente a nosotros mismos es como podemos encontrar el crecimiento personal y la felicidad, ya que supone un acto puro de amor que surge de nosotros y es enfocado directamente en nuestro ser.
 
Al hacer esto, estaremos brillando y animando a otras personas a escucharse a ellas mismas también.
 
Progresivamente el ser humano seremos capaces de sentir también el corazón de los demás como si fuera el nuestro. Cuando eso suceda habremos avanzado mucho como sociedad y nos comportaremos como un mismo ser, de manera simbiótica y no sólo con nosotros mismos, sino con la Naturaleza que nos rodea también.
 
Al tiempo que nos alineamos en esa misma dirección, grandes riquezas aflorarán de nuestra creatividad y el mundo será sano y salvo.
 
Esto son sólo palabras, pero el ejercicio de escuchar a nuestro corazón de manera constante requiere una práctica a la que, personalmente, no estoy habituado. Así que quisiera empezar de a poquito aprovechando un rato de este día para dedicármelo expresamente, con mucho cariño, a mí mismo.
 
Ojalá tengas ocasión tu para ti también ^^
 
Gracias por leer este mensaje. Si quieres también puedes compartirlo como lo hago yo contigo 🙂
 
Saludos. Namasté 🙂
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s