Manifiesto andaluz

“El andalucismo ha renacido para no morir jamás. Andalucía necesita una dirección espiritual, una orientación política, un remedio económico, un plan cultural y una fuerza que extienda los principios y valores fundamentales.” Un andaluz al que se le enciende el alma.andalucíatierra

Andalucía necesita un diagnóstico social y necesita que los andaluces trabajen colectivamente en beneficio de sus propias tierras. Cuando Andalucía renazca debe contar el apoyo de todas sus gentes: agricultores, ganaderos, obreros, estudiantes universitarios, artistas, pequeños empresarios, empleados, funcionarios, madres de familia y las generaciones más ancianas que aportan su saber. Andalucía necesita que la gente de buen corazón, trabajadora y honrada salga a lucir el brillo de sus buenos valores y actitud formidable. Necesita que los andaluces acudan con toda su arte y todo su entusiasmo a la creación de la identidad andaluza.

El pueblo andaluz dispone de recursos humanos, económicos, estructurales, artísticos e intelectuales para abrirse camino como si fuera la punta de lanza en el progreso del mundo y  el desarrollo humano.

El honor de la creación andalucista le corresponde a cada uno de los andaluces y andaluzas que habitan tanto dentro como fuera de su propia tierra natal.

La mala gestión de nuestros recursos nos ha llevado a vivir con menos riquezas de las que por naturaleza nos corresponde. Hablamos de riquezas que no tienen precio: alimentos sanos y de calidad, paisajes únicos, biodiversidad característica, educación útil y eficaz, aprovechamiento eficaz de la energía, disponibilidad de empleo, intercambio cultural, etcétera. El acceso a las tierras fértiles constituye la base de un pueblo andaluz rico, sano, fuerte y tan vigoroso como los árboles de nuestros bosques verdes, porque cuando el pueblo andaluz echa raíces en su tierra, ya está capacitado para producir sus maravillosos frutos.

Para dar forma a Andalucía debemos invertir nuestra inspiración y energía para actuar correctamente con la seguridad de lograr los objetivos nobles del pueblo andaluz.

La fuerza del pueblo andaluz reside en el esfuerzo de los individuos que persiguen un objetivo colectivo de bienestar, salud, calidad de vida y felicidad para los habitantes de su tierra, los ecosistemas y sus paisajes.

Dentro de España, Europa y el resto del mundo humano, los andaluces necesitan un gobierno andaluz que gestione los recursos naturales de Andalucía. Para conseguir una gestión eficaz de los recursos se necesita vislumbrar la interconexión de los fenómenos y elementos que se encuentran, particularmente, sobre la superficie terrestre. Ahora es posible gracias a la comprensión que nos ofrecen los conocimientos geográficos sobre el ser humano y la misma naturaleza.

Lo peor para Andalucía es la desunión de los pueblos con sus ciudades; y la desunión entre las distintas provincias. Manteniendo los puntos de vista y criterios particulares, debemos orientar Andalucía en común, porque Andalucía debemos construirla entre todos los andaluces. Todos tenemos la obligación de liberarla de sus lastres y de recuperar las riquezas que les corresponden a nuestros pueblos. El objetivo de un pueblo es engrandecerse para la solidaridad entre los hombres y la gloria de los demás pueblos. La justicia para Andalucía consiste en reforjar el vínculo de los andaluces con su propia identidad, con su cultura, con su tierra, con su gente y con su riqueza.

Nuestra verdad como pueblo andaluz ha renacido para no morir jamás.

Ante la injusticia cometida por la falta de una planificación política que subsane los problemas de raíz y aproveche sus recursos eficientemente, el pueblo andaluz tiene el derecho y obligación de reclamar la justicia y la riqueza que le pertenece por su propia naturaleza.

Únicamente conociendo y viviendo la verdad alentaremos el espíritu de las generaciones que vienen. Gozaremos los frutos de nuestro esfuerzo y experimentaremos la satisfacción en el corazón de nuestros hijos.

Andalucía, ahora más que nunca, necesita de la juventud honrada, de la juventud trabajadora., necesita de la juventud que pone sus ideales fuera del camino trillado de la vulgaridad. Los adultos han allanado el camino y han preparado los medios necesarios, pero somos los jóvenes quienes disponemos del tiempo y la energía suficiente para construir aquí y ahora un mundo mejor.

Andalucía enciende su luz mediante la reconstrucción de su identidad andaluza a la vez que ilumina a otros pueblos y los motiva a cooperar en el desarrollo humano global.

Andalucía es por sí, para Iberia y el resto de la Humanidad.

*Este Manifiesto andaluz es una adaptación (28-2-2015) de algunos de los ideales que se plasmaron a partir de 1914 por Blas Infante y sus colaboradores.*

[¡Recuerda compartir la información pertinente! NAMASTÉ]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s